> 

A todos nos agrada ver un comercio ordenado y con productos correctamente colocados, pues el orden y la armonía equilibran nuestra percepción del entorno en sí.

Una distribución ordenada transmite sensaciones placenteras aunque esté lleno de colores saturados. Estos colores aportan mucha energía -los podemos encontrar en juguetes- y a veces, un ambiente sobrecargado por estos colores nos puede causar sensación de agobio e incluso estrés. Sin embargo, si la gran cantidad de productos o elementos coloridos se disponen en concordancia al orden establecido en la tienda, y añadiendo algún punto de tonalidad pastel o clara, la sensación de estrés disminuye.

El orden es muy importante para el trabajo de un visual, ya que si el cliente percibe un ambiente de paz y tranquilidad dentro del establecimiento comercial, probablemente permanezca más tiempo en él, y es posible que compre algún producto.

Una opción que ayuda a crear estabilidad en el cliente, es realizar grupos de colores y formas. De este modo, también, es atraído por ese espacio armónico.

En ocasiones podemos encontrar productos apilados en una determinada forma y bien ordenados, pero siempre que apilemos, debemos hacer hincapié en la forma de nuestro grupo y la sensación que transmite. Esto es importante porque dependiendo del producto, su packaging y su disposición, nos puede transmitir inestabilidad, lo que perjudicará la armonía de tranquilidad y equilibrio del entorno comercial. Este desequilibrio lo podemos utilizar a nuestro favor creando, a propósito, un sentimiento inquieto para que el cliente vaya hacia un sentido u otro del establecimiento o hacia un producto determinado, es decir, podemos redirigir al cliente a donde más nos convenga como vendedores. Pero si esta disposición desequilibrada se realiza sin intención, podemos estar creando un entorno incómodo que hará que el cliente no se convierta en futuro consumidor, pues permanecerá poco tiempo en el comercio por estas sensaciones desagradables que le estamos transmitiendo.

Así pues, el visual de un establecimiento está vinculado a lo que la marca quiera transmitir, pero siempre realizaremos entornos ordenados y perceptiblemente armónicos.