> 

Son dos términos muy relacionados, no se entiende uno sin el otro. Actualmente los cambios en la sociedad, tanto a nivel económico como de costumbres obligan a jóvenes a y no tan jóvenes a buscar una conexión entre la creatividad y su futura profesión, debemos marcar un punto y a parte, diferenciarnos, reciclarnos, renovarnos, re-inventarnos y una multitud de palabras que empiecen por “re-”, sin ellas no seras nadie nos dicen, y es tal la presión que a veces es difícil ver si alguno de nosotros llegará a algo.

Romper sueños ese es nuestro miedo . No saber si llegaremos o si estamos a la altura, hemos elegido una profesión nueva y actual con proyección de futuro. La clave esta en encontrarla en todos los anteriores adjetivos que debemos saber sumarlos en su justa medida, para ofrecer la mejor de nuestras recetas, esa que guste a grandes y pequeños y que esos mismos jóvenes vean como herramienta para su futuro como algo rompedor e inspirador.

Por todo ello es importante la cuestión de saber vender y fundamentalmente el saber venderse a uno mismo, la cuestión de como nos perciben los demás obtendremos la formula de nuestro éxito. Debemos por lo tanto realizar un exhaustivo trabajo de profundización respecto a nosotros mismos, nuestros puntos fuertes y los débiles, solo conociéndolos bien, potenciándolos en su justa medida así como trabajando en aquellos que más nos cuestan podremos ofrecer lo mejor de cada uno. El crear una imagen propia y diferenciadora tanto a nivel empresa como personal donde quede patente nuestra personalidad y lo más importante lo que podemos ofrecer a nuestros futuros clientes, porque el mundo no es más que una constante evaluación de primeras impresiones.

El hecho de comunicar debe estar presente en cualquiera de nuestros trabajos, no debemos de olvidar que toda esta imagen es lo que comunicaremos, nosotros y nuestros proyectos.

Debemos de tener en cuenta la nueva sociedad de la información y el grado de incertidumbre, que ésta nos crea. Es posible que el hecho de tener cantidades desbordantes de información hace sentirnos con miedo de lo que ocurrirá. Un dato a tener en cuenta en los proyectos, es que no debemos olvidar que nuestro objetivo es informar y para ello resulta fundamental que el mensaje llegue alto y sobre todo claro al público objetivo.

El control de estos sentidos nos ayudará a desenvolvernos con mayor soltura y acierto en nuestra futura profesión, puesto que nuestra labor no es otra más que comunicar la información al cliente y convencerlo en lo adecuado para él, por lo que cuanto mayor sea el control de nuestras habilidades comunicativas mayor será el grado de éxito con el cliente.

Y como podemos juntar estos aspectos como la comunicación, la imagen y los sentidos, pues no queda otra que echarle creatividad, algo que se presupone que un profesional de nuestras características debe tener. Y qué es la creatividad, pues algo tan sencillo como todo lo que nos rodea. Lo importante son los ojos con que lo miramos, si nos quedamos con lo evidente o vamos más hallá.

Es un punto de reflexión y de modelo de unas interacciones positivas con el entorno y los demás y por lo tanto con la búsqueda de la felicidad, pues qué es la vida, sino un constante mar de relaciones humanas y del resultado de las mimas dependerá nuestra existencia y por que no nuestro futuro.