> 

Vivimos tiempos cambiantes, sufrimos un exceso de información, cada vez, es más difícil sorprender y sorprendernos...

Ante esta situación, y teniendo en cuenta que una de las funciones del escaparate es la de llamar la atención, diferenciarnos, etc. ¿Cómo lograremos sorprender y posicionarnos en los escaparates del futuro…? y me refiero a un futuro no muy lejano, en vista de la rapidez a la que va la sociedad en la que vivimos, sino que más bien todo lo contrario.

Creo que tenemos que aceptar que un escaparate, no será propiamente como hoy en día lo entiende la gran mayoría, como lo entiende la gente de a pié, un ”espacio exterior de las tiendas, cerrado con cristales, donde se exponen las mercancías a la vista del público”*. Su significado será mucho más amplio, no podremos acotar tanto este concepto.

Si queremos diferenciarnos, tendremos que actuar en consecuencia, pasar fronteras, crear proyectos que podríamos llamar multidisciplinares, con actuaciones de Street Marketing, publicidad, etc., es decir, no trabajaremos sólo en este espacio acotado por los cristales de las tiendas, iremos más allá, tendremos que dejar huella en la mente del espectador, ofrecerles algo intangible que puedan hacerse suyo, de lo contrario, no existiremos.

De hecho, creo que el escaparate del futuro ya es el escaparate del presente, ya hay empresas aventajadas que se han dado cuenta de esto, pero para cuando el público en general ya haya aceptado las nuevas reglas del juego, ¿no será hora de volver a reinventar para sorprender…?¿Cuánto durará este nuevo concepto de escaparate…?¿Qué vendrá después…?¿Cómo? habrá que esperar, seguro que ya hay profesionales pensando en ello porque, en definitiva, sólo queda reinventarse continuamente… y volver a reinventar… y volver a reinventar… y volver a reinventar…