> 

Nunca es tarde para aprender. Te animo a que leas estas líneas si la palabra escaparatismo te suena a chino.

¿Tienes un negocio pero no sabes cómo empezar a montar tu escaparate? ¿Eres de los que la creatividad la dejas para otros? ¿No sabes qué colocar y cómo colocarlo? Hoy es tu día de suerte, aunque no te lo creas, hay unas normas básicas que debes respetar y unos puntos a seguir. Así seguro que no solo recibirás felicitaciones por tu escaparate sino que además, tus ventas se verán incrementadas. ¡Adiós crisis!

Lo primero de todo y lo más fundamental es creer en el experto. En esa persona que ha estudiado escaparatismo. Olvídate de esas frases tales como “siempre lo he hecho así y ha funcionado bien” o “tu no tienes ni idea de cómo funciona un negocio”.

Una vez hemos tomado el primer paso (¡bien hecho!) te toca olvidarte de esa idea de “cuánto más producto hay en el escaparate, mejor”. Es el primer error querido principiante. Déjame decirte que cuánto más producto pongas en el escaparate, no solo das la sensación de poca calidad sino que además, hay tanta cosa que el viandante no ve nada. Así que, escoge los productos clave, los que más tengas en stock, esos que sabes que son un gancho, y ponlos en el escaparate.

Ahora que ya hemos hecho una selección es hora de saber dónde colocarlos: a la altura de la vista ¿Porqué esa manía de colocar las cosas en el suelo? No se si sabes, pero el suelo es una zona fría y ya puedes colocar lo que quieras que la gente no se fijará y además le quitas calidad a lo que estás vendiendo (piensa en los animales que se arrastran por el suelo…. Gusanos, escarabajos…. ¿verdad que no quieres que relacionen tu producto con estos bichos?). Recuerda: siempre a la altura de la vista. Es muy difícil conseguir que un pobre peatón se pare frente a tu escaparate, no se cómo pretendes que no solo se pare sino que haga un leve movimiento de cabeza y se fije en el suelo.

EL siguiente paso es cómo. Debes crear formas triangulares. Tranquilo, ahora te lo explico. No te estreses, es muy sencillo. Fíjate en las imágenes que hay a continuación. La agrupación de maniquí y bolsos (en ambas fotografías) crean un triángulo. Son las que más éxito tienen y las que mejor funcionan.

También es muy eficaz no utilizar más de tres colores. Así consigues que se centren más en tu producto y que no se distraigan con muchos colorines.
Pero si estás animado a hacer el gran paso, el gran escaparate, enloquecer a tus clientes… ¡atrévete! Todo es posible y con ganas todo se consigue. ¿Sabes qué? También está comprobado que hacer reproducciones gigantes de tu producto (por ejemplo, una camiseta cuatro veces más grande que su tamaño original) consigue llamar la atención. Además, desde el otro lado de la calle… ¡seguro que se fijan!

Ten fe en estas líneas, el escaparatismo es una ciencia nueva pero empírica. Todos nuestros conocimientos están comprobados. Aprendemos cada día y conocemos un poco de todos los campos. En eso se basa nuestro trabajo. En conocer a las personas, conocer lo que mueve a la gente, lo que es in y lo que no es in, y sobretodo, queremos ayudarte. El escaparate es la puerta, la cara, la ventana a tu negocio, no lo dejes de lado. Conoce a tu cliente, conoce tu producto, y una vez lo conozcas, sabrás qué hacer con esa ventana.