> 

“Verdaderas creaciones con el único objetivo de seducir y sorprender”

Llamar la atención de una manera tan especial, que cuando te hablen de un establecimiento concreto te venga a la cabeza los diseños tan innovadores y creativos que tienen, en esa cristalera que sin decorado serian una mas.

Con el se transmite una información, se potencia la marca, comunicas una esencia, incrementas ventas y haces que el consumidor catalogue la tienda de una manera inconsciente, el producto, el precio, el nivel y el estilo hacia los clientes que se dirige. Es muy importante conocer el público objetivo ese que pasa por la calle y simplemente por una llamada de atención se atreve a entrar en la tienda y brindarnos la oportunidad de ser cliente. Ese es el cliente que hay que cuidar y para ello saber cuales son sus deseos, sus características, necesidades y que es por lo que se sienta identificado.

El escaparate es el primer elemento vendedor, es el expositor de nuestro producto y la decoración que nos representa de cara al público observador. Es uno de los pocos puntos de la tienda que fuera de horarios comerciales esta ahí, con su refuerzo luminoso apropiado y a disposición de todo cliente; Que se pare, lo vea, se sorprenda y al día siguiente en cuanto las puertas se abran sea el primero en ir a reclamar eso que tanto le gusto.

Ese es el objetivo de un escaparate, crear venta, crear marca, crear comentario, no pasar desapercibido, renovarse, reciclarse, ultimas tecnologías, buscarle un doble sentido a las cosas sencillas...

Es un arte en que la monotonía no existe.